Takos Japanese – Aprende japonés desde tu móvil o tablet

Nota: este juego ha sido probado en un Samsung Galaxy Core GT-i8260 usando una versión de prensa ofrecida por Giant Souls Interactive.

Takos Japanese es un juego educativo para móviles y tablets tanto para Android o iOS, con la intención de enseñarnos los silabarios y kanjis japoneses del nivel Nōken 5 y 4. Desde su lanzamiento a finales de 2014 el juego ha sido llevado y mostrado por salones de manga de España de manos de la compañía Española Giant Souls Interactive, con base en Madrid.

En el juego somos un pequeño pulpo de nombre Tako que aprende la caligrafía japonesa de manos de su sensei, un pulpo ya anciano y de aspecto sabio que a muchos recordará al señor Miyagi. Contaremos con tres modos de juego para hacerlo: juego, estudio y minijuegos. Y aunque la base es la misma en todos, aprender a escribir y leer caracteres, al menos nos ofrece cierta variedad sin caer en la monotonía.

Screenshot_2015-04-03-17-24-40

Lo más destacable del juego es sin duda su aspecto visual y sus animaciones. Los dibujos coloridos y divertidos de los personajes resultan agradables desde el primer momento y las animaciones de tu sensei tanto cuando aciertas como cuando te equivocas son llamativas y dan la sensación de que realmente se alegra o se frustra según cómo evolucionamos. Además, entre las pantallas de carga nos saldrán mensajes relacionados con la cultura de japón que son un buen detalle teniendo en cuenta al público al que va dirigido la aplicación.

Pero la pregunta importante aquí es, ¿podremos aprender japonés con este juego? Tanto como aprender no, pero sí es una buena forma de repasar la caligrafía y hacer repeticiones donde quiera que estemos con nuestro móvil o tablet para aquellos que estén estudiando el idioma, especialmente para los que acaban de empezar con los silabarios o estén con los primeros niveles del Nōken para kanji. El juego ofrece unos pequeños tutoriales en los que te explicarán qué es el hiragana, el katakana y el kanji por lo que puedes aprender incluso sin tener ninguna base en el idioma, pero lo escueto del juego a la hora de enseñar no sustituirá las explicaciones de un libro o un maestro, volviéndolo más aceptable como una fuente adicional para estudiantes.

Screenshot_2015-04-03-17-23-06

Entrando en profundidad vemos que el juego es relativamente sencillo. El modo principal de juego está dividido en hiragana, katakana y kanji; podemos empezar por cualquier de ellos pero si elegimos katakana o kanji nos recomendarán finalizar primero el hiragana si todavía no lo hemos hecho. Una vez dentro de cualquiera de los menús podemos ver un tutorial que explica en qué consiste cada uno de los métodos de escritura, o podemos ir directamente a practicar. A la hora de practicar nos dividirán generalmente los caracteres en grupos de cinco para hiragana y katakana o en grupos de tres para los kanjis. El objetivo es terminar cada grupo sin perder las cuatro vidas con las que empezamos.

Los grupos siempre funcionan de la misma forma, nuestro sensei nos dará una pequeña explicación y a continuación tendremos que escribir el primer carácter. Tras aprender caracteres nos pondrá desafíos con tiempo en el que tendremos que escribir o leer de nuevo el carácter que acabamos de aprender más los caracteres anteriores del mismo grupo. Por cada fallo perderemos medio corazón y si perdemos todos los corazones habremos perdido y repetir el grupo de nuevo.

Screenshot_2015-04-03-17-48-17

De vez en cuando nos saltarán minijuegos que nos ponen a prueba de la misma forma, con la diferencia que si conseguimos un buen resultado podremos recuperar corazones que hayamos perdido durante los desafíos. Tras terminar todo el grupo seremos felicitados, tendremos la posibilidad de compartir nuestros logros en facebook o twitter, y nos desbloquearan el siguiente grupo de caracteres además de un modo express, en el que podremos repetir el mismo grupo pero con menos repeticiones y más directo al grano.

Este método es repetitivo y constante, pero eso es inevitable cuando se trata de aprender un sistema de escritura completamente distinto al nuestro. El juego cuenta además con sonidos para todos los caracteres de manera que podremos escuchar tantas veces como queramos, especialmente necesario para cuando se nos presenta las diferentes lecturas de un mismo kanji. Esto en conjunto con la mezcla de minijuegos, con las explicaciones, y las ayudas en casos de equivocarnos, es una forma eficaz de aprender y diferenciar los detalles de la escritura japonesa. El propio juego identifica cuando has dibujado un trazo mal y, aunque no es perfecto, es una buena forma de aprender el orden de trazado de los caracteres, un punto importante y difícil que muchos sistemas de aprendizaje dejan pasar por alto. El mayor problema de este sistema probablemente sea que estás obligado a empezar desde cero sea cuál sea tu nivel. Si quieres iniciarte en kanjis de un nivel superior estás atado a empezar desde abajo hasta que logres desbloquear aquello que quieres practicar.

Para poder estudiar directamente los caracteres que queramos en cualquier momento tenemos el modo estudio. Ahí podremos elegir el hiragana, katakana o kanji que queramos y practicar su escritura y lectura, guardando además las estadísticas de nuestros aciertos y fallos por lo que podremos tener una idea general de qué se nos da mejor o peor con el paso del tiempo.

Estoy bastante seguro que así no se escribe 毎
Estoy bastante seguro que así no se escribe 毎

El modo estudio es quizás la parte del juego que he visto con mayores problemas y fallos. Al cambiar entre práctica y lectura o simplemente marcando o desmarcando la propia práctica los caracteres se volvían locos y pasaban a ser incomprensibles. Es un error de fácil solución que con salir al menú y volver se arregla solo, pero no deja de ser un error al fin y al cabo. Por otro lado la escritura de kanjis de mayor complejidad ofrece los primeros problemas naturales de un juego de esta naturaleza en teléfonos móviles. Al tener que dibujar con el dedo y dependiendo del tamaño de la pantalla de nuestro aparato, las diferentes partes del carácter pueden quedar demasiado pegadas o imperfectas, por lo que nos puede llegar a aceptar como bueno algunos kanjis que en realidad no están bien escritos. En este sentido recomendaría encarecidamente jugar en una tablet, al menos si tenemos la intención de aprender kanjis con muchos trazos.

Por último el modo de minijuegos no es nada más que los mismos cuatro minijuegos del modo principal pero de acceso libre. Algunos de estos minijuegos ofrecen un reto mayor de lo que parece a simple vista, especialmente el de los topos o el restaurante cuando estemos estudiando kanjis que no sean fácilmente legibles a simple vista, por lo que ofrece una forma distinta y algo más entretenida de estudiar que simplemente repetir una y otra vez lo mismo. De todas maneras al tampoco ser muchos juegos quizás uno pueda llegar a cansarse un poco, y motiva más jugarlos cuando al menos nos sirve para recuperar corazones en el modo principal.

Screenshot_2015-04-03-17-16-56

Para acabar, aunque el juego está disponible para varios idiomas al comenzar, no he podido evitar notar cómo muchos de los mensajes están en inglés aunque empecemos en castellano. No son mensajes indispensables y generalmente sólo ocupan información que cualquiera puede deducir, como “loading” en lugar de “cargando” o “tap” en lugar de “toca”, pero uno esperaría tener todo en su idioma cuando elige el mismo y no una mezcla semejante.

En definitiva, Takos Japanese es una buena forma de repasar caligrafía para aquellos que estén estudiando japonés o acaben de iniciarse. Los desarrolladores han prometido actualizaciones con la que debería llegarnos nuevos kanjis para aquellos estudiantes avanzados, y teniendo en cuenta el reducido precio que tiene, apenas unos 3,99 €, no es una mala idea para aquellos que quieran practicar un poco mientras toman el metro o simplemente están cansados de los libros y cuadernos de texto de siempre. No es el santo grial y al final siempre depende de la paciencia y la perseverancia del estudiante para aprender el idioma, pero desde luego puede servir de apoyo para los interesados que quieran algún método extra de aprender la ya difícil de por sí caligrafía japonesa.

Deja una respuesta