[Trilogía Lucius] Lucius II, el ejemplo de que segundas partes no son buenas

Tras el exitoso lanzamiento del primer Lucius, el equipo de Shiver Games se puso en marcha y empezó a crear el segundo juego, y al paso de 2 años y medio, salió Lucius II en febrero intentado aprovechar el tirón del primero para que la gente no se olvidara de él.

Seguiría la historia del primero, después de lo transcurrido en la primera parte, Lucius es llevado al hospital por el detective para observar si ha sufrido algún daño o herida, algo normal que los policías tenían que hacer cuando un niño era rescatado, pero después de unas pruebas acaba por entrar en un psiquiátrico y tu misión es acabar con todo el mundo después de una terapia de choque… El hijo de Lucifer ha vuelto a despertar.

Una historia pésima comparada al primer juego

Lo malo de segundas partes es que siempre tendrás en cuenta al primero, lo observarás de distinta forma y lo irás comparando con anteriores entregas, y esto es lo que le sucede a Lucius II, donde decidieron, metafóricamente hablando, pasarse por el arco del triunfo la regla de oro del primer juego, que era que nadie supiese que eras el hijo de Lucifer, pues aquí nada más comenzar la historia, se lo dices al detective (enserio, no hay algo que me de más rabia que pisen algo que hicieron en el primer juego).

Después de llegar de dejar a Lucius en el hospital, el detective llega a su casa dándose cuenta que había salvado al verdadero asesino de la mansión, y el padre de Lucius, Lucifer, se pone a hablar con el detective (venga por qué no, ya dado el caso de romper las reglas del primer juego) hablando de que está en el destino de Lucius y que tiene que traerle más víctimas que su hijo pueda destruir, entrando en temas religiosos de manera absurda, en plan ¿cómo convencer al detective que afirma ser cristiano?, diciéndole que es obra de el de arriba, ¡venga ya esta convencido!… y no es broma.

Después nos pasarán nuevamente con Lucius y su estancia en el hospital, que pensaba que su padre le había abandonado, y luego de ver a una monja, este se lanzó hacia ella (cosa que Lucius en la primera parte ni se plantearía) y es llevado por los médicos al psiquiátrico, donde es sometido a una terapia de choque, y tras esa terapia Lucius despierta todo su poder (que podía haberse quedado dormido más tiempo) y se convierte en una especie de asesino en serie.

El objetivo es matar a cualquiera que respire en la zona

Y esto no es algo en plan broma, si en el primer juego se buscaba ir asesinando poco a poco en la casa sin ser descubiertos y durante un lapso de tiempo para que no pensaran que era él, aquí es todo lo contrario, nada más comenzar ya te has cargado a dos médicos, y luego es prácticamente la fiesta de la sangre, ¡cargate a todo el que te encuentres!, utiliza los métodos que te da el juego, ya sea con desfibriladores, envenenando el café… ¡hazlo como te venga en gana!

Sin duda es algo que me dio realmente rabia, pues el primero era más estratégico como un puzzle y tenías que montar el rompecabezas, aquí es la fiesta de la sangre, es que no se le puede llamar de distinta forma, muchos objetivos que puedes matar de distintas maneras, algo que estaría bien pero por lo contrario al ser tan fácil y repetitivo llega un momento que lo detestarás totalmente.

Y el juego se dedica a hacer lo mismo, no tiene un objetivo en mente de ir cambiando la situación, a ti te han despertado y te cargas a todo lo que te puedas pillar por delante, y al no ser un reto es algo de lo que realmente peca el juego.

Más bugs que su anterior entrega

Esto es algo que sin duda más duele que lo anterior, que tenga más bugs que Lucius, pero no unos cuantos, si no bastantes, que hacen más tedioso todavía si quedara un juego que ya pinta bastante mal con una historia muy cogida de pinzas y pasándose por lo alto lo bien ideado que estaba su primera entrega, y un estilo de juego que sin duda se podía haber mejorado y mucho, tenemos también el dichoso apartado que todos odiamos (o nos divierte según como sucedan) de los bugs.

Si pensabas que eras el único en tener poderes sobrehumanos, estas equivocado, pues aquí nos encontraremos a NPC que se quedarán estancados en sitios, que traspasaran las puertas como si no les importara que estuvieran cerradas (como en el caso que intentaba matar a un trabajador del hospital, cerrara la puerta del servicio para que no me viese, y este, ajeno a que la puerta estuviera cerrada, la traspasa, me ve dejándome encerrado sin manera de salir, haciéndome gastar una de mis posibilidades de escape), o el poder de verte sin estar en su rango de visión (pues estás detrás de una pared y el está en una puerta sin ventanas y te llega a localizar…), o el mismo trabajador que traspasó la puerta, se le pone un liquido resbaladizo para que caiga por el ascensor, y se queda deslizándose y nunca llega a caerse, algo que realmente es frustrante pues es difícil hacer que caiga y conseguir sus llaves para seguir avanzando.

Sin duda me gusta tomarme las cosas con ironía, como se puede observar, pero es realmente triste cómo buscaron exprimir a su pequeña estrella. Pues por sacar un juego lo antes posible y con ello ganar en ventas, vendieron a Lucius consiguiendo que el juego fuera de los peores en el 2015, y ganado con creces.

Si tenéis interés y queréis probar el juego que no recomiendo, está en Steam, tanto en Windows como en Linux, y esta por unos 3€ en oferta, en caso contrario, no os gastéis su precio porque hay muchos mejores juegos y por un precio mucho menor.

Deja una respuesta