Un Viaje al Pasado. Alone In The Dark (1992)

 Alone in the Dark – uno de los precursores del genero Survival Horror

Alone In The Dark fue, junto con Sweet Home del NES (juego creado por CAPCOM), una de las piezas más importantes en la historia del survival horror. El juego fue creado y distribuido por la compañía francesa Infogrames en 1992. Para la época fue revolucionario y marcó el camino para los juegos en el futuro. Estaba creado en 3D, con fondos prerenderizados y modelos formados con polígonos. Sin duda una gran noticia para aquel entonces, pero queda la duda: ¿Se puede disfrutar ese juego de la misma forma que se sintió cuando salió? Pues es hora de averiguarlo.

El Argumento

«Ya vienen. He liberado fuerzas infernales y ahora el precio ha de pagarse. Derceto es la presa del mal. El sol se ha puesto. Encontrarán mi cuerpo, pero no tendrán mi alma. Puedo imaginar la furia de su amo y el terror en los corazones de sus esclavos. Escucho sus pasos. Algunos tal vez entiendan lo que he hecho. Que Dios me perdone. Adiós. Jeremy Harthwood»

Alone in the Dark empieza cuando nos pide que elijamos a nuestro personaje, Edward Carnby o Emilly Harthwood. Al escogerlo, se nos revelará un fragmento de la historia de cada uno y su motivación para visitar la mansión Derceto. Resulta ser que Jeremy Harthwood, propietario de la mansión y tío de Emilly, ha puesto fin a su vida. Según su nota de suicidio «Liberó fuerzas infernales y debe pagar el precio». Al parecer, indagando en la antigua mansión, Jeremy encontró la forma de contactar con fuerzas más allá de su comprensión. El despertó un mal latente que yacía en la misma mansión y, por temor, sucumbió a la desesperación. Nuestro trabajo es resolver el misterio de la mansión y escapar con vida . Al iniciar la aventura, nos dirijamos al ático, donde Jeremy se suicidó, para buscar pistas. De ahí en adelante, tomamos el control de Carnby o Emilly.

 

 

La Jugabilidad

 

En Alone in the Dark encontraremos varios elementos que de salida nos resultan familiares. Cámaras de ángulo fijo, inventario con espacio limitado. Se debe ser cuidadoso a la hora de gestionar nuestro inventario. Los objetos consumibles (como llaves) deben ser descartados manualmente tras su uso. También tenemos los clásicos controles de tanque, una marca de muchos juegos en aquel entonces.  A diferencia de otros juegos, Alone in the Dark tiene un sistema  peculiar para manejar a nuestro personaje. Tenemos 4 acciones distintas, las cuales se seleccionan desde el inventario. Estas son: Luchar, Examinar/Abrir, Cerrar y Empujar. Debido a la clase de juego que es, se recomienda que evitemos los enfrentamientos. No solo por la escasa munición, sino por los controles a la hora de luchar. Son toscos, las animaciones tardan mucho, y puedes estar una hora apuntando y fallar casi siempre. A veces parece que lo hacen a propósito para ponerte los nervios de punta.

 

Apartado Visual y Sonoro

Cabe destacar que el juego salió en 1992, algo que se puede notar por completo. El juego utiliza fondos pre-renderizados y todo lo demás, ya sean personajes u objetos, estaban formados por polígonos. Si bien cuando salió el juego era aterrador, se puede notar el paso del tiempo. El juego no envejeció de la mejor manera, más que miedo, algunos monstruos dan risa y otros no podemos deducir ni qué son. Los sonidos en sí son aceptables, incluso para la época, y las actuaciones de voz por momentos dan risas (algunas están exageradas enormemente). La banda sonora no es perfecta ni muy elaborada, pero cumple su función. Los tonos de la música nos indicaran cuando se acerque algún peligro, poniéndonos al tanto de la situación.

 

Alone in the Dark no es un juego perfecto. El paso del tiempo se nota mucho, y sus mecánicas se han vuelto toscas y difíciles de controlar. La calidad gráfica tampoco ayuda (especialmente con los enemigos). Sin embargo, muchas características, como los puzzles y la importancia histórica de este juego, hacen que sea un título que, a pesar de sus años, valga la pena probar. Sentó las bases del Survival Horror como lo conocemos hoy en día. A pesar de los problemas que adolece, es un titulo que no merece quedarse «solo, en la oscuridad«.

Deja una respuesta