You Have to Win the Game, saltando de vuelta al pasado

You Have to Win the Game, o lo que es lo mismo, sácate el 100% si tienes lo que hay que tener. Un juego plataformero de estilo retro 8 bits. Es tan retro, que te incluye hasta un marco de tele vieja, así como lo lees. Y es que todo el juego tiene esa esencia viejuna, de cuando nuestro mayor propósito era poco más que saltar y coger moneditas, sin pensar mucho en qué hacíamos y por qué. Qué tiempos aquellos.

steamworkshop_webupload_previewfile_257224420_preview

El juego es de lo más simple que te puedes echar a la cara. Una paleta de colores a elegir entre 4 o 16 colores CGA por una parte, y por otra unos controles que se limitan a izquierda, derecha y saltar. Como en muchos clásicos, caer al agua o tocar un enemigo mata, pero tendremos una serie de campanas que jugarán el papel de puntos de guardado. Algunos pensarán con cierto toque sarcástico «¡Oh, vaya! No sé si podré con tanto contenido«, ¿qué pasa, que quieres más? Pues toma, unas habilidades que tendrás que conseguir para seguir avanzanzando, el doble salto y el deslizarse por las paredes. Esto no te lo esperabas, ¿verdad?

You Have to Win the Game, que es bastante corto, puede parecer muy poca cosa, pero juega sus elementos con picardía. Las plataformas se irán complicando conforme avances, y tendrás que hacer uso de las nuevas habilidades si quieres superarlas, más aún si pretendes conseguir los coleccionables, que son el meollo de esta historia. El juego tiene un contador,  cada coleccionable suma un X%, y nuestra misión es completarlo con éxito obteniendo el 100%. Y aviso, esto tiene su miga, porque para conseguirlo lo repetirás mínimo dos veces, y que no sean más. Para no perder, deberemos descifrar un código e introducirlo al final del juego para mantener nuestras habilidades cuando lo volvamos a empezar, o de lo contrario las perderemos y no llegaremos a los coleccionables que están escondidos en las primeras zonas.

YHTWTG-CGA

¿Los culpables de todo este jolgorio? Pues los chicos de Minor Key Games, los hermanos Pittman. Sacaron el juego hace ya tres años, y tiene ya una secuela llamada Super Win the Game. Si os gustan las plataformas, los retos y sientes nostalgia por los años 80, este juego te lo recomiendo desde lo más profundo de mi ser. Además, el juego lo tenéis en Steam ¡gratis! Pero de verdad de la buena, nada de contenidos extra ni leches, completamente gratis, ¿cómo se te ha quedado el cuerpo ahora, eh? Pues ahora toca disfrutar las dos o tres horitas que tiene, pero bien cómodo.

Deja una respuesta